No quiere que festejemos

Me quedé atormentado. Me desperté sobresaltado y con la idea tremenda de que después de semejante paliza que recibieron los kirchneristas el clima electoral era taciturno, espeso.

Es raro. El domingo amanecimos con los diarios empapelados por las encuestas dudosas de Poliarquía, que ya dan por ganador a Scioli. Las encuestas no cubrían los distritos electorales de Santa Fé o Mendoza, pero el alcance nacional podía traccionar a favor de unos o de otros. Continue reading